Cómo considera la gente el trabajo de los reclutadores
0
 

Cómo considera la gente el trabajo de los reclutadores

Algunas veces odiado, otras veces amado; Todo depende del resultado de la entrevista de trabajo que puedan hacer los reclutadores a los potenciales trabajadores. El trabajo de los reclutadores es muchas veces uno de los más incomprendidos a pesar de que durante tanto tiempo nos hemos pasado el tiempo tratando de analizarlo para poder descifrar los secretos de una entrevista de trabajo exitosa.

A pesar de todos esos estudios, aún hoy hay muchas consideraciones de la gente hacía los reclutadores que resultan ser un mito. Muchas de estas equivocaciones pueden provocar que una persona no cause una buena impresión o que pierda la oportunidad de conseguir un buen trabajo, por lo que entonces conviene determinar a ciencia cierta cuáles de esas consideraciones son verdad y cuales debes dejar en casa al momento de ir a tu entrevista de trabajo.

Los reclutadores son maquina automatizadas que no tienen otro oficio además de entrevistar personas

Este es una de las principales consideraciones que tiene la gente y que resultan ser una mentira total. Los reclutadores son trabajadores completamente normales y es posible que estén sumamente cargados de trabajos o que tengan algún tipo de problema con su jefe o compañeros de trabajo.

No pretendas que leer tu currículo es lo único que debe realizar desde ese puesto de trabajo por lo que si te pregunta cosas elementales del mismo, no te frustres al pensar que no lo leyó. Muéstrate amable y afable para responder todas las preguntas puesto que es posible que ese sea el primer momento en el que se entere de todas tus características laborales y personales.

Los reclutadores quieren que hables y demuestres lo que sabes

Hay mucha gente que cree que mientras más hable frente a los reclutadores, más impactados los tendrá, pero debemos decir que no resulta así. Recordemos el punto anterior y pensemos si es conveniente embotar al reclutador de palabras sin sentido y lograr así que este se aburra del trabajador y lo descarte de inmediato.

Un reclutador espera encontrar un trabajador que demuestre conocimiento de la empresa y que sepa ofrecer los beneficios de la misma. Mientras el trabajador demuestre estos puntos con palabras concretas y de la manera más objetiva posible, se permitirá que el reclutador recuerde esa información de manera positiva y por lo tanto el trabajador tendrá mayor chance de poder quedar en el puesto de trabajo.

El reclutador es enemigo a vencer de los potenciales trabajadores

Esta es una de las peores cosas que se puede creer y que está muy lejos de la realidad de una entrevista de trabajo. Debemos volver a recordar que el reclutador es otro trabajador más y que también tiene un jefe que le exige que realice este proceso de selección de la manera correcta y con resultados óptimos. El mejor resultado que puede obtener es encontrar a la persona correcta para el puesto de trabajo y este objetivo se puede aprovechar para crear una relación de ganar-ganar con el reclutador.

Ahondar en el hecho de que es importante seleccionar a la persona correcta y que sea cónsono con los valores de la empresa nos permite entender de otra manera el sentido de la entrevista y el puesto de trabajo del entrevistador. Nosotros debemos mostrarnos como los mejores socios y ello lo podemos lograr buscando crear una empatía o una conexión positiva sobre el reclutador, su trabajo y su posición dentro de la empresa, así como expresándole nuestro conocimiento sobre la necesidad de encontrar el trabajador correcto para la empresa. No es un asunto complejo, se trata de mostrarse empático con la situación y con lo que debe cumplir el reclutador.

¿Los reclutadores cometen errores?

¡Por supuesto que sí! Debemos recordar que son personas completamente normales que suelen errar. Muchos de estos errores nos pueden perjudicar al momento de hacer una entrevista de trabajo, sin embargo es importante que sepamos distinguirlos a tiempo para que podamos encontrarle una solución y aprovechemos esto para nuestro beneficio. Por esta razón vamos a ir enumerando algunos de comunes que cometen los reclutadores.

Cómo considera la gent el trabajo de los reclutadores

el trabajo de los reclutadores

Error No. 1: Mezclar elementos subjetivos irrelevantes en la entrevista de trabajo

Todo reclutador se ve presionado por elementos tanto objetivos como subjetivos al momento de tomar las decisiones pertinentes sobre los puestos de trabajo. Muchas veces los elementos objetivos son aquellos que nosotros como entrevistados podemos controlar, sin embargo los subjetivos son cuestiones propias del entrevistador y pudieran tener una altísima importancia al momento de seleccionar al trabajador adecuado.

Para poder lograr que los elementos subjetivos no tengan mucho énfasis es necesario causar una buena impresión desde primer lugar, de esta forma se podrá tener un impacto inicial importante que puede ayudarnos a que los elementos subjetivos por los que se guía el entrevistador no tengan tanta relevancia.

Error No. 2: No saber exactamente qué tipo de trabajador necesita

Cuando una empresa es muy grande y necesita de todo tipo de trabajadores es posible que un reclutador se confunda entre tantos tipos y no sepa a ciencia cierta que perfil necesita para el puesto de trabajo por el que nos podrían entrevistar.

Para poder contrarrestar esto lo mejor que podemos hacer es precisar muy bien lo que necesita la empresa y nosotros ajustarnos a esto. En la medida que sepamos esto y podamos irle comunicando al entrevistador de una manera segura y confiada que tenemos los requisitos adecuados para cubrir las necesidades de la empresa. En la medida que hagamos eso menos temor podemos tener de que nos desecharán así tengamos el perfil adecuado para cubrir el puesto de trabajo.

Es muy común no saber qué habilidades precisa un candidato en el sector it donde hace falta tener conocimientos muy específicos sobre las tecnologías para encontrar un candidato adecuado.

Error No. 3: Excederse preguntando temas que no conciernen a la entrevista

Este error sucede muchas veces y causa momentos incómodos en los entrevistados. Cuando empezamos a notar que el entrevistador pregunta cosas que no tienen ninguna relación con el puesto de trabajo y hace preguntas que más bien entran en nuestros aspectos personales, es el momento en el que el debemos detener esta situación.

Una de las maneras de enfrentar esta situación es preguntando que tiene que ver esa pregunta personal con el puesto de trabajo a ser ejercido y si la respuesta del entrevistador no nos convence y en el caso de que nos sintamos muy incómodos respondiendo esa pregunta, la mejor opción es decir que sencillamente no la queremos responder. Estamos en todo nuestro derecho de reservarnos la información personalísima para nosotros mismos.

Error No. 4: Creer que todos los entrevistados son iguales y tratarlos como masa genérica.

Esto suele pasar más por el cansancio que por otra cosa. Un entrevistador que tenga que entrevistar a más de 50-60 personas, cuando vaya por el número 40, todo le resultarán cansón. Es probable que como trabajador nos topemos con una situación similar y si es así debemos actuar cuanto antes para evitar salir perjudicados de la alta carga de trabajo que tiene el reclutador.

Si vemos que la entrevista se está volviendo genérica y que las preguntas que nos hacen son preguntas monótonas, no podemos proceder a dar respuestas monótonas y hacer la entrevista más tediosa, debemos ir más allá. La idea es que nos mostremos como unas personas originales y frescas y así hacer que el entrevistador tenga una entrevista diferente y pueda recordar nuestro perfil como uno de los más capacitados para el trabajo.

Leave a reply

Your email addres will not be published.
Required fields are marked with